Cuando se produzca un accidente de trabajo o se diagnostique una enfermedad laboral, el afiliado tiene derecho a recibir servicios de asistencia en salud y rehabilitación en las mismas condiciones de calidad fijadas por el Gobierno Nacional, y utilizando para este propósito la tecnología disponible en el país.

Se incluyen:

  1. Asistencia médica, quirúrgica, terapéutica y farmacéutica.
  2. Servicios de hospitalización.
  3. Servicio odontológico.
  4. Suministro de medicamentos.
  5. Servicios auxiliares de diagnóstico y tratamiento.
  6. Prótesis y órtesis, su reparación, y su reposición solo en casos de deterioro o desadaptación, cuando a criterio de rehabilitación se recomiende.
  7. Rehabilitación física y profesional.
  8. Gastos de traslado, en condiciones normales, que sean necesarios para la prestación de estos servicios.